Zona prostitutas barcelona protitucion

zona prostitutas barcelona protitucion

Piensa que estamos al lado de hoteles de mucha pasta", continuó M. Es como un control de alcoholemia", me aseguró el gerente. Desde , la prostitución no es un delito en España y, desde , en Cataluña existen licencias que regulan los locales donde se puede ejercer la prostitución. Insatisfecha con la explicación sobre la legalidad o no del negocio que no me acababa de quedar clara contacté con José Antonio Nin, portavoz de la Policía Nacional en Cataluña.

Las españolas que la ejercen libremente y se encuentran con esto tampoco suelen denunciar porque también suelen vivir situaciones de necesidad", reconoció. La línea de la coacción es muy fina, y eso sí es delito ", añadió el agente. Cuando terminó de impresionarme, me invitó esa misma noche al club e insistió varias veces: No te preocupes, yo te enseñaré". Colgué con la promesa de darle una respuesta pronto y, tal vez, un café de por medio para conocernos mejor y terminar de disipar mis miedos aunque, eso sí, sin compromiso.

Al día siguiente, M. Promesas millonarias que deambulaban en un ambiguo baile entre la legalidad y el proxenetismo.

El chófer elige el sito, y ahí es donde entran en juego las comisiones. Sin tapujos explica que la demanda de sexo pagado aumenta durante la celebración del Mobile World Congress y, que para cubrirla, vienen chicas de toda España.

Los chóferes que la han tratado no ofrecen la misma versión. En total hay casi 30 establecimientos, entre clubs y salas de masajes. Todos se concentran en la zona alta de Barcelona: Se trata de pisos pequeños - algunos disponen también de local- que las prostitutas utilizan como espacio para ejercer la prostitución. Incluso, explica Paula Vip Aprosex , muchos pisos habilitan salas para responder a este tipo de demanda.

Algunas trabajan discretamente en el comienzo de la avenida de la Meridiana y otras lo hacen en los alrededores del parque de la estación del Norte. Las prostitutas autóctonas que tradicionalmente han ejercido en esta zona se han visto desplazadas por chicas jóvenes, mayoritariamente procedentes de Sierra Leona y Nigeria.

Lo mismo ocurre en pleno Raval, sobre todo en las calles de Robadors y Sant Ramon, donde "estas chicas han barrido la prostitución de mujeres heroinómanas del barrio que estaban muy deterioradas", afirma un agente del cuerpo de policía conocedor de la zona.

Debra, española de 45 años, llegó a Barcelona con 16 y, aparte de una pequeña escapada para trabajar en París, siempre ha ejercido la prostitución en la capital catalana. Las mayores se han retirado y las otras se han buscado otros sitios para trabajar, afirman las pocas autóctonas que se podían ver la semana pasada en esta zona de la Rambla. Todas ellas se quejan del descontrol que hay en las calles tras la llegada de las extranjeras.

Aseguran que la mayoría vienen engañadas por mafias y que ofrecen servicios a unos precios ridículos: Y aparte de cobrar menos, las españolas también trabajan menos debido a la mayor oferta. Autóctonas y extranjeras, aunque compartan la misma calle, intentan que sus horarios laborales no coincidan.

Un trato jugoso para alguien joven y sin experiencia que no suela estar atento a las consecuencias de la letra pequeña. En un tiempo récord, M. Tal y como lo pintaba M. Tienes que ir y hacer lo que él quiera. Eso me hizo pensar que ya no cabía duda de que lo que hacía M. Pero no estaba claro. Nuevamente, y a pesar de mi indignación, lo que me parecía completamente ilegal volvía a estar abierto a interpretaciones.

La agencia o el club hace de intermediario, pero si la chica acepta el desplazamiento y una vez allí no se llega a un acuerdo, tiene todo el derecho del mundo de largarse. De hecho, mientras conversaba con M. Me aconsejó que invirtiera tiempo en la 'diversión previa'. Él me "enseñaría a trabajar", o sea, a darles conversación y sacarles tantas copas como para que, al llegar a la habitación, estuvieran muy borrachos y se durmieran.

Así que el gran y turbio truco residía en emborrachar a los clientes para cobrarles el alcohol y el sexo que no iban a tener, aunque se fueran creyendo que sí. Piensa que estamos al lado de hoteles de mucha pasta", continuó M.

Es como un control de alcoholemia", me aseguró el gerente. Desde , la prostitución no es un delito en España y, desde , en Cataluña existen licencias que regulan los locales donde se puede ejercer la prostitución. Insatisfecha con la explicación sobre la legalidad o no del negocio que no me acababa de quedar clara contacté con José Antonio Nin, portavoz de la Policía Nacional en Cataluña.

Las prostitutas autóctonas que tradicionalmente han ejercido en esta zona se han visto desplazadas por chicas jóvenes, mayoritariamente procedentes de Sierra Leona y Nigeria.

Lo mismo ocurre en pleno Raval, sobre todo en las calles de Robadors y Sant Ramon, donde "estas chicas han barrido la prostitución de mujeres heroinómanas del barrio que estaban muy deterioradas", afirma un agente del cuerpo de policía conocedor de la zona. Debra, española de 45 años, llegó a Barcelona con 16 y, aparte de una pequeña escapada para trabajar en París, siempre ha ejercido la prostitución en la capital catalana. Las mayores se han retirado y las otras se han buscado otros sitios para trabajar, afirman las pocas autóctonas que se podían ver la semana pasada en esta zona de la Rambla.

Todas ellas se quejan del descontrol que hay en las calles tras la llegada de las extranjeras. Aseguran que la mayoría vienen engañadas por mafias y que ofrecen servicios a unos precios ridículos: Y aparte de cobrar menos, las españolas también trabajan menos debido a la mayor oferta.

Autóctonas y extranjeras, aunque compartan la misma calle, intentan que sus horarios laborales no coincidan. El primer fin de semana de agosto, la policía contabilizó a unas 45 chicas africanas en un mismo momento en el paseo central de la Rambla. La policía afirma que en mayo no había tantas y que el repunte puede ser debido a las altas temperaturas y a la presencia de turistas.

En la zona de Robadors también ejercen la prostitución muchas jóvenes de Europa del Este, mayoritariamente de Rumanía. La ruta de la prostitución callejera ya no se limita a las zonas tradicionales. En la Rambla de Catalunya suelen trabajar media docena de chicas, mayoritariamente de países del Este.

Zona prostitutas barcelona protitucion -

El exalcalde convergente Xavier Trias, apoyado por el PP, modificó la ordenanza de civismo en para prohibir la prostitución callejera en Barcelona. Es como un control de alcoholemia", me aseguró el gerente. Las mayores se han retirado y las otras se han buscado otros sitios para trabajar, afirman las zona prostitutas barcelona protitucion autóctonas que se podían ver la semana pasada en esta zona de la Rambla. Sin tapujos explica que la demanda de sexo pagado aumenta durante la celebración del Mobile World Congress y, que para cubrirla, vienen chicas de toda España. El chófer elige el sito, y ahí es donde entran en juego las comisiones. Martín se muestra, igual que Vip, muy tajante: Debra, española de 45 años, prostitutas muy viejas prostitutas en el norte de tenerife a Barcelona con 16 y, aparte de una pequeña escapada para trabajar en París, siempre ha ejercido la prostitución en la capital catalana. Manifestación de prostitutas contra de las políticas de Trias. Las trabajadoras quieren voz Quien reclama voz en este debate son las trabajadoras sexuales.

0 Replies to “Zona prostitutas barcelona protitucion”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *